Rossi en Guadalupe

domingo

Turismo en Guadalupe

GUADALUPE,


Sábado, 9 de Noviembre de 2007

Suena el móvil y me levanto a toda prisa pues hay que estar en la parada a las 8 para no perder el autobús, María quiere venir pero le digo que no, pues todavía tiene la rodilla hinchada aparte de unas agujetas de cuidado.


El viaje fue un poco accidentado pues se cruzaron dos ciervos, el conductor pego un frenazo que casi salgo por el cristal delantero y se hizo un poco pesado porque iba parando en todos los pueblos.


Por fin, Puente Arzobispo. Nada más salir del autocar me fui al Ayuntamiento a sellar la credencial pues cuando salimos estaba todo cerrado.


Más tarde al convento de las Monjas donde también me sellaron, la monja muy amable me mandó a casa del cura, así lo hice, ya en su casa, mientras me sellaba, me dijo que había hecho el camino de Santiago con un grupo de sacerdotes. Bueno después de una amena charla me dio la mano y me dijo que si necesitaba algo ya sabía dónde encontrarlo.


Antes de salir saco unas fotos al pergamino de azulejos que está en la churrería.


Regreso a Guadalupe, dejo el coche en las afueras pues si hay algo malo en este pueblo es el aparcamiento.


Cuando llegué al hostal María me estaba esperando, me contó que no pudo desayunar porque yo me lleve su cartera en el bolso de cintura, por lo que nos fuimos a comer algo.


Posteriorente fuimos a coger el sello de la iglesia y a visitar el Monasterio.


Dentro del Monasterio un monje nos llevo a la sacristía y allí Fray Guillermo nos selló y nos hizo entrega de la Guadalupense.


Charlamos un rato y después se despidió, nos dijo que tenía que hacer la comida para los monjes.


Nosotros continuamos con la visita donde nos enseñaron muchas cosas, el patio con su encanto y en sus paredes grandes cuadros rodeando el mismo.


Otra sala de cuadros y esculturas, algunos de ellos de Zurbaran, la sala de regalos de la Virgen y después nos llevaron donde está la Virgen para besarla.


Fotos del monasterio, en el centro del patio interior se encuentra un torreón parecido al del humilladero.



Sería muy largo de contar todo lo que dentro del Monasterio se puede ver, creo que es mejor descubrirlo uno mismo.


Pasamos por el Ayuntamiento a sellar y por la biblioteca, también lo hicimos en la Oficina de Turismo, donde nos regalaron un poster de Guadalupe año Jubilar.


Llego la hora de la comida y esta vez fuimos al restaurante Altamira, cuando salimos nos dirigimos al viaducto, impresiona bastante su altura.


En los lados de la carretera unos Eucaliptus milenarios, con un tronco enorme.


El resto de la tarde lo pasamos de tiendas algunas de ellas con productos extremeños, nos llamó la atención una dedicada al cobre con cosas artesanas.


La calle principal está llena de tiendas.            


Fuente en la plaza, al fondo el Monasterio


Curiosa placa con el nombre de la Plaza que nos recuerda que la Virgen de Guadalupe es patrona de Exremadura y Patrona de la Hispanidad. 
  

 Y así transcurrió este día de turismo en Guadalupe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada